En medio de la inmensidad del Pacífico, son muy pocos los rincones del planeta que pueden estar a la altura de Las Islas de Tahiti… Remotas, tropicales y exuberantes, forman un universo donde los sueños se confunden con la realidad y, donde el paisaje y la vida son como un cuadro, una retrospectiva, las obras completas de Gauguin que recobran la vida… Este remanso de calma nos dice ahora, ‘Ia ora na e Manava ¡Bienvenidos! Y es que conocer este mosaico azul salpicado por las verdes teselas que son sus islas vuelve a ser posible gracias a la reapertura de fronteras. ¡El paraíso nunca estuvo tan cerca!

Ascendemos hasta el cielo a bordo de un helicóptero para admirar, desde una nueva perspectiva, uno de los escenarios más fascinantes de nuestro planeta, y es que las increíbles vistas de los volcanes de Tahiti y Moorea nos cautivan con su impasible grandeza desde la tierra. Surcamos por el aire el camino que trazan las interminables costas de este territorio de ensueño, y es que esta joya que se alza en el corazón del Océano Pacífico sorprende también a vista de pájaro sobre sus islas, con el horizonte como única meta a alcanzar.

Habitadas por una de las faunas marinas más ricas del planeta, las aguas de Las Islas de Tahiti son el destino soñado para los amantes del buceo. Mantas raya, tiburones, tortugas e incontables peces de todos los tamaños y colores encuentran su hogar en estas cristalinas aguas, y no hace falta ser un experto para poder presenciar su espectáculo natural. Es aquí donde encontramos a las ballenas, criaturas sagradas para los tahitianos, entre las que tenemos la suerte y la oportunidad de bucear, en una experiencia única, de la mano de un guía naturalista y un buzo profesional.

Dejamos atrás las infinitas playas de arena blanca y sus inmensas lagunas de azules imposibles para adentrarnos en un nuevo escenario, inesperado para muchos, que la Isla de Tahiti nos ofrece. A bordo de nuestros 4×4 nos sumergimos en los frondosos bosques tropicales del espectacular Valle del Papenoo que, escondidos en el corazón de la isla, nos esperan con un sorprendente paisaje de cascadas que fluyen entre los árboles. Una ruta en la que sentir la adrenalina de explorar lo inexplorado, mientras aprendemos sobre las tradiciones y la cultura polinesia, guiados por un experto en plena naturaleza tahitiana.

Uso de cookies

El Portal utiliza cookies propias y de terceros de tipo técnico, de personalización y para realizar un análisis estadístico del uso del Portal. Si continúa navegando, entenderemos que acepta su uso.
Obtenga más información en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies