.

Nuba Viajes a Zambia
Nuba Viajes a Zambia
Nuba Viajes a Zambia

ZAMBIA / ZIMBABWE

adrono_pais

Tras los pasos de Livingstone

Debió resultar extraño para un hombre de fe como
Livingstone, médico misionero escocés, dejarse llevar por
las infinitas tierras africanas. Quizás, dejando a un lado
la sorpresa, se sintió más cerca de Dios al enfrentarse al
feroz espectáculo de agua embravecida de las maravillosas
Cataratas Victoria y contemplar sus mágicas puestas de sol,
de colores tan bellos como irreales.

Experiencias Nuba

adorno_momentos Sobrevuelo panorámico, en helicóptero privado, de las Cataratas Victoria.
adorno_momentos Paseos guiados a pie, de la mano de expertos naturalistas, a través del Parque Nacional de South Luangwa.
adorno_momentos Recorridos en barco o en canoa por el río Zambeze y safaris en el parque Mosi-oa-Tunya.
adorno_momentos Safari nocturno por el Parque Nacional Lower Zambezi
adorno_momentos Rafting entre los temibles rápidos del río Zambeze.

Época recomendada: otoño

Cualquier época es buena para viajar a Zambia/Zimbabwe. Se distingue la estación seca y la estación de lluvias.
De noviembre a marzo, las lluvias son abundantes, por lo que los parques nacionales disfrutan de una vegetación exuberante. El avistamiento de animales no es tan bueno debido a la cantidad de agua disponible y la densa sabana pero la observación de aves es espectacular.
El avistamiento de animales es conveniente de junio en adelante, durante la estación seca. De septiembre a octubre es la mejor época para disfrutar de los animales salvajes que se congregan en las balsas de agua, ríos y lagos.
Durante los meses de abril y mayo las cataratas Victoria se encuentran en todo su esplendor, justo después de las lluvias. En esta época las cataratas se convierten en la caída de agua más grande del mundo.

Experiencias de temporada

Desde el mes de septiembre a diciembre, se podrá disfrutar de un baño en la Piscina del Diablo, que es cuando el caudal de agua es más bajo y el baño es seguro.
Se trata de una piscina natural al borde del acantilado con una pendiente de más de 100 metros de altura y muy cerca de la misma línea desde la que se precipitan las Cataratas Victoria con todo su esplendor y que está protegida de las corrientes por una pared de roca natural.
El explorador escocés David Livingstone las descubrió en 1805 y las bautizó con el nombre de la reina Victoria, aunque localmente se las conoce como Mosi-oa-Tunya, el humo que truena.