Es posible viajar en el tiempo. Un viaje corto y de gran impacto lo demostró en uno de nuestros últimos grupos de empresa. Sigue leyendo, te contamos cómo lo hicimos:

Todo comenzó en Venecia…

Trasladarte en watertaxi hasta el hotel es la experiencia que da la bienvenida a Venecia. La imponente escalinata del Hotel Danieli esperaba a nuestros 55 asistentes, que ese día descubrieron la ciudad a pie acompañados de nuestros guías expertos.
Pero eso solo era el comienzo. En un improvisado atelier en el hall del hotel, se realizó la prueba de trajes de época para la cena de máscaras de esa noche. Sí, les habíamos llevado a la Venecia del pasado: la del misterio, el carnaval y las fechorías de un tal Casanova, y esa noche lo descubrirían.
La llegada a la sala de la cena, especialmente ambientada para recibirles con los trajes de época y máscaras, fue un momento realmente especial. Nos encargamos de preparar una velada llena de sorpresas y misterio. Se iban sucediendo a través de actores, tarjetones personalizados que se dejaban en secreto en las habitaciones, y cómo no, notificaciones digitales a través de una App creada específicamente para este viaje.

NUBA incentivos Venecia
Hasta 5 países a bordo de un tren legendario. 

¡Pasajeros al tren!  Al día siguiente subimos al mítico Orient Express (donde nos alojamos por una noche), que partió imponente desde Venecia. En sus vagones detallistas, el tiempo vuelve a girar y es inevitable acordarse de la trama creada por Agatha Christie. El misterio estaba en el aire y recorría los elegantes vagones-restaurante y las cabinas, donde el mayordomo sirvió el tradicional té de las 5.
Los paisajes al otro lado de la ventanilla, la experiencia única de recorrer hasta 5 países (Italia, Alemania, Austria, Suiza y Francia) y la llegada a París, emocionó a los asistentes expectantes e intrigados por la trama que manteníamos viva a través de las comunicaciones diarias.

Nuba incentivos Orient
París, el desenlace.

Nos alojamos en el Mandarín Oriental, uno de los mejores de la ciudad y muy preparado para recibir grupos de incentivo. Para sorprender, había que romper con la atmósfera clásica y elegante que habíamos sembrado en Venecia y el tren. Ese día buscamos un espacio sofisticado para celebrar el almuerzo.El restaurante Georges, ubicado en el Museo Pompidou, regaló las vistas más espectaculares de la ciudad. Un espacio elegante que les llevó al París vanguardista, con sus artistas y últimas tendencias en moda.  Habíamos viajado en el tiempo de nuevo.

NUBA Incentivos Paris

 

Dos ciudades unidas por un tren, donde el espíritu de equipo propio del incentivo estuvo muy presente durante cuatro días. No nos olvidamos de apoyarlo en todo momento por nuestra gran apuesta en NUBA Incentivos: la comunicación en los viajes a través de formatos digitales, regalos especiales y tarjetones personalizados que dieron sentido a nuestro concepto creativo.

Si quieres saber más sobre los Viajes de Incentivo NUBA, pincha aquí.

 

Compártelo en...

Uso de cookies

El Portal utiliza cookies propias y de terceros de tipo técnico, de personalización y para realizar un análisis estadístico del uso del Portal. Si continúa navegando, entenderemos que acepta su uso.
Obtenga más información en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies