Solo se vive una vez.

Con el paso del tiempo, vamos aprendiendo a disfrutar de la vida al máximo. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, decían nuestras abuelas. Y qué razón tenían! No se referían solo a las tareas diarias, sino a vivir cada minuto como si fuera el último. A vivir que son dos días. A soñar no solo dormidos. A atreverse. Exprimir segundos. A disfrutar de un paisaje, un olor, una mirada, una canción. África es la cuna de la humanidad. El Origen de la vida. John Hemingway decía que guardaba un secreto y lo llamó «magia». Magia que sus tribus conservan en un mundo que avanza cada vez más rápido y que no entiende de esperas. Es el momento de contar tu propia historia, antes de que pierda su esencia. Es tu momento.

Solo se vive una vez. Pero si lo haces bien, será suficiente. Comienza nuestra Colección de Viajes para vivir al menos una vez en la vida.

1 Duerme en una Bed Star bajo las estrellas de Sudáfrica


No hace falta ser un niño para soñar con momentos tan mágicos como dormir en una casita en lo alto de la copa de un árbol o en una cabaña en mitad de la naturaleza, bajo un cielo límpido iluminado por miles de estrellas.
En las Treehouses de Lions Sand Game Reserve es posible hacerlo realidad. Ubicadas en el Parque Nacional de Kruger y la exclusiva Reserva de Sabi Sand, estos refugios de lujo mimetizados completamente con el entorno eran antiguos campamentos que servían para protegerse de los depredadores que cazaban por las llanuras.
En este lugar no está permitido no desconectar. La electricidad se sustituye por antorchas, los móviles por walkie talkies y los ruidos de la ciudad por los sonidos de los animales salvajes de la sabana.
¿Quieres descubrir más experiencias en Sudáfrica? Pincha aquí.

 

2 Cabalga a lomos de un caballo por el Delta del Okavango siguiendo la Gran Migración

TEST_ 0542

El safari más auténtico, exclusivo, sostenible y con menos turismo de África lo encontrarás en el Delta del Okavango, la estrella de Botswana. Un sinuoso río que, de forma única, irrumpe en el árido desierto del Kalahari, creando uno de los ecosistemas más sorprendentes y bellos del planeta.

Galopa por sus tierras salvajes al ritmo de cebras, jirafas y ñus, acompañado por expertos rangers, descansando en lodges, fly camps o campamentos móviles para seguir sus migraciones.

Descúbrelo en su temporada seca, de mayo a octubre, cuando las temperaturas aumentan, secando el paisaje y favoreciendo las concentraciones de animales entorno a los waterholes.

Con suerte, podrás ver cómo cazan a sus presas los robustos leones nadadores en sus llanuras inundadas ¡únicos en África!

¿Quieres descubrir más experiencias en Botswana? Pincha aquí.

 

3 Date un chapuzón en una piscina natural al borde de las Cataratas Victoria

devilsPool

No, no es una imagen retocada con Photoshop, por si ya te lo has preguntado. Acceder a este salto creado por la naturaleza, donde Zambia y Zimbabwe se unen, es solo apto para los amantes de la adrenalina y el vértigo ya que se trata de una piscina natural al borde de ¡un acantilado de más de 100 metros de altura!
Bautizada con el nombre La Piscina del Diablo, es un espectáculo desde el que se precipitan millones y millones de litros de agua por minuto y se disfrutan, sin duda, las vistas más desafiantes de las impresionantes Cataratas Victoria.
El rito para bañarte es dar un salto, mientras un guía retrata con tu cámara el momento. Eso sí, solo podrás hacerlo entre los meses de septiembre a diciembre cuando el caudal del río está en su nivel más bajo. ¿Qué pensaría de esta hazaña el doctor Livingstone?
¿Quieres descubrir más experiencias en Zambia o Zimbabwe? Pincha aquí.

 

4 Haz parapente y sandboarding sobre las dunas de Namibia

parapente1

Inmensos médanos rojizos se esculpen al ritmo del viento y al compás del sol, pintor de sombras y anaranjados atardeceres, desembocando en el bravo océano azul…
Subidos en parapente, viajamos por luminosas colinas de arena, bosques petrificados, esqueletos de naufragios y llanuras de grava donde resulta imposible no enamorarse de la placentera sensación de silencio y soledad. Las dunas de Swakopmund son las mejores para practicar este deporte, entre los meses de diciembre a marzo, bajo los suaves y frescos vientos del sudoeste.
Para los que no les gusten demasiado las alturas, el sandboarding puede ser una alternativa emocionante y de pura adrenalina. ¿Te subes?
¿Quieres descubrir más experiencias en Namibia? Pincha aquí.

 

5 Sobrevuela en la avioneta réplica de Memorias de África la sabana keniata

biplano

Karen Blixen nunca olvidaría los safaris a pie acompañados de masais por la sabana con el cazador Denys Finch Hatton. Las veladas junto a la hoguera escuchando música de Mozart y cenando en vajilla de porcelana, o las cálidas noches en tented camps brindando con champagne a la luz de la luna.
¿Te gustaría vivir una experiencia de cine al más puro estilo Memorias de África?
Siente la inmensidad de África bajo los pies, sobrevolando la exclusiva zona de Laikipia pero no desde una avioneta común, sino desde un biplano vintage réplica al de la película para rememorar sus escenas más románticas.

¿Cuándo? De julio a octubre, dejando atrás las largas lluvias, cuando la fauna salvaje comienza sus impresionantes migraciones.

¿Quieres descubrir más experiencias en Kenia? Pincha aquí.

 

Compártelo en...

Uso de cookies

El Portal utiliza cookies propias y de terceros de tipo técnico, de personalización y para realizar un análisis estadístico del uso del Portal. Si continúa navegando, entenderemos que acepta su uso.
Obtenga más información en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies